Como entender los miedos infantiles

Cómo entender los miedos infantiles

¿PERO QUÉ ES EL MIEDO?

El miedo es una emoción natural que nos activa ante situaciones que percibimos como amenazadoras, nos protege y nos sirve para garantizar nuestro bienestar físico y psíquico. Un niño con miedo es un niño prudente ante determinados peligros, les hace más fuertes ante situaciones difíciles que experimentarán a lo largo de su vida.

Desde la perspectiva adulta resulta difícil entender la vulnerabilidad de nuestros niños en esta etapa infantil y en la mayoría de las ocasiones tendemos a ridiculizar sus miedos. En estos momentos debemos ser más comprensibles y respetar sus miedos para evitar momentos de bloqueos posteriores.  Los niños desde bebés necesitan aprender que tener miedo es normal (ni bueno ni malo), con nuestra ayuda aprenderán a superarse y afrontar sus inseguridades. Es necesario enseñarles a manejar su miedo y controlar las emociones.

¿A QUÉ TIENEN MIEDO LOS NIÑOS?

Recordamos que el miedo es una emoción natural que va evolucionando con la edad, en función de la madurez emocional y cognitiva que va adquiriendo el niño desde su nacimiento.

Como entender los miedos infantiles

MIEDOS EVOLUTIVOS:

  1. Los miedos de 0 a 1 año.

Miedo a objetos que aparecen de repente y a ruidos desconocidos que les alertan como un  teléfono, una puerta que se cierra de golpe o voces desconocidas. Los ruidos y las apariciones inesperadas alteran su tranquilidad y reaccionan con un sobresalto o llanto.

Entre los 6 y los 9 meses, aparecen los miedos a extraños ya que es en esta edad cuando el bebé es capaz de diferenciar la forma del rostro humano, reconociendo a sus seres más cercanos.

Miedo a la separación de los padres entre los 6 y 8 meses, también conocido como la angustia del octavo mes. El niño reacciona llorando o gritando cuando ve que los padres se alejan. Este vínculo garantiza al bebé su seguridad para desplazarse por sí mismo y así investigar su entorno, cuando es de forma voluntaria.

  1. Los miedos de 1 a 3 años de edad

  • Miedo a separarse de los padres. Al niño de uno a tres años le resulta muy duro separarse de sus vínculos afectivos. No tienen percepción del tiempo real y le resulta imposible calcular el tiempo que tardarán sus padres en regresar. La separación la ven como una situación de peligro u abandono, especialmente si no se produce normalmente.
  • Miedo a la oscuridad. Este miedo suele aparecer alrededor de los 2 años y va disminuyendo  hacia los 9 años. Las experiencias vividas durante el día son recordadas durante la fase de sueño y eso les asusta. Por sí mismos todavía no pueden afrontar toda esa información, ni siquiera son capaces de entenderla, por lo que cuando se queda solo y a oscuras tiene miedo.
  • Miedo a las caídas. Cuando el niño aprende a caminar, tiene más probabilidades de vivir situaciones donde se expone al peligro sin darse cuenta. En esta etapa es normal que se caiga y puede que con cada pequeña caída se monte un drama y parezca totalmente inconsolable. Este drama se produce por el propio susto de  la caída.
  • Miedo a los animales. Este miedo suele darse entre el año y los tres años, esa fase de experimentar e investigar les hace descubrir el mundo que les rodea y en el que viven también otros seres.

Como entender los miedos infantiles

ALGUNAS PAUTAS PARA SUPERAR LOS MIEDOS

Transmitir seguridad al niño

No debemos asustar al niño contando historias de ogros, de fantasmas, de brujas, etc., principalmente antes de acostarle. Decirle que estos personajes solamente existen en los cuentos y películas.

Comentar los temores que expresa el niño.

Si ridiculizamos o nos burlamos de su miedo disminuirá su confianza. Frases como: “No seas tonto”, “niños como tú no deben tener miedo de eso”, o “No tienes vergüenza de tener estos miedos…,” no ayudan a  para disminuir el temor que él siente. Al revés, le desanima a compartir sus temores contigo.

No transmitir los temores personales al niño.

Si tienes miedo a las arañas, tu hijo puede sentirlo. La forma en que enfrentas tus propios miedos le da al niño el modelo a seguir para enfrentar situaciones similares, el miedo también se puede aprender.

Dibujar los miedos

Una excelente manera de ayudar a un niño o niña a que exprese su miedo es dibujándolo. Al dibujar aquello que le da miedo lo exterioriza y lo saca fuera de su cuerpo. El dibujo debe ser totalmente libre y variará en función de la edad y de cómo quiera hacerlo.

Un niño feliz es aquel que sabe expresar sus miedos y gestionarlos sin que le llegue a bloquearle.

El muñeco Atrapamiedos

Esta estrategia educativa se puede realizar con un muñeco especialmente comprado para esta ocasión o con uno que ya tenga el niño o niña y que a partir de hoy tendrá una misión especial: la de protegerle cuando está durmiendo.

Debe ser manejable para ponerlo debajo de su almohada y que pueda dormir con él. Durante el día se le explicará que guardaremos el muñeco porque si no podría perder su “poder mágico”.

Se le dice que a partir de hoy va a dormir con él todas las noches, pues tiene una misión especial, la de atrapar sus miedos y malos sueños y hacerlos desaparecer. Tiene alguna característica y es que sólo actúa durante la noche, tiene que estar siempre en contacto con la almohada porque, de lo contario, no funcionaría. La misión del muñeco es no dormir durante toda la noche para así poder vigilar los miedos y hacerlos desaparecer del niño que está a su lado.

Durante el día el muñeco debe descansar para protegerle por la noche, debes transmitir confianza en lo que cuentas para que el niño gane en seguridad.

Otros Juegos

Jugar a despertar a un muñeco, fingiremos que está dormido y el niño debe despertarlo.

Jugar al escondite, el niño puede  jugar a esconderse debajo de una toalla y decirle que vas a contar hasta 5 para ir a buscarle. Simular que le buscas y al destaparle poner cara de susto, para reconocer la emoción en otra persona, mostrando que nosotros también tenemos miedo en momentos determinados.

Jugar con linternas a iluminar una habitación con poca luz. Ir iluminando objetos o nuestras caras, hacer sombras chinas, etc.

Usar juguetes que proyecten luz en el techo ya que ayudarán al bebé a conciliar el sueño más fácilmente.

Jugar a las casitas con muñecos, cojines y mantas para escondernos dentro

Como entender los miedos infantiles

LIBROS Y ENLACES RECOMENDADOS

CUANDO TENÍA MIEDO A LA OSCURIDAD
MIREILLE D ALLANCE , 2002

Roberto se va a la cama, ¡Crac!
“¿De dónde viene ese ruido? Seguramente es el armario.”
Agarrado a la sábana, Roberto mira el armario detenidamente.
Poco a poco, éste se transforma.

Ver libro

CUANDO ANA TIENE MIEDO
HEINZ JANISCH , 2002

Cuando Ana tiene miedo, llama a sus amigos para que la protejan. Llama a los 33 caballeros de la Orden de la Cáscara de Nuez, llama al gato de la suerte, al pájaro de la luz… En fin, llama a todos sus amigos imaginarios. Pero sólo cuando se llama a sí misma y dice bien alto: Ana no tiene miedo, puede dormir tranquila.

Ver libro

LOS NIÑOS, EL MIEDO Y LOS CUENTOS: CÓMO CONTAR CUENTOS QUE CURAN (AMAE)
Ana Gutiérrez, Pedro Moreno Gil

Ver libro

¡BUENAS NOCHES, MONSTRUOS!
Lucía Serrano
Cuando llega la hora de dormir, ¡los monstruos tienen miedo! Y todos quieren meterse en la cama de Joaquín. Pero Joaquín está muy incómodo y no puede dormir con tanto monstruo miedoso en su cama.

Ver libro

TEO EN EL CASTILLO DEL TERROR
Violeta Denou
Teo pasa una divertida tarde en el castillo del terror de un parque de atracciones, entre fantasmas, brujas, dragones, monstruos… TEO DESCUBRE EL MUNDO es una colección para niños de edades comprendidas entre los 2 y los 7 años.

Ver libro

CAILLOU TIENE MIEDO DE LA OSCURIDAD

EL MONSTRUO DE COLORES